En el segundo piso de este edificio, con ascensor y acceso WiFi, hay tres habitaciones a disposición de los huéspedes y un comedor, donde se sirve el desayuno, y donde también se pueden consumar otras comidas.

En el primer piso vive la familia Carloni, propietaria de la casa.

Para quienes lleguen en tren, podrán ser acompañados gratuitamente desde la estación de trenes hasta el B&B y viceversa.